Equilibrio y Armonía en Tus Espacios. Feng Shui 5

El Feng Shui a través de los siglos ha formulado lineamientos derivados de observaciones de la naturaleza para crear ambientes equilibrados y armónicos.

PlanosDeCasasX.com-blog5princ

Existen valiosas herramientas para este fin y una de ellas es la correcta aplicación del Yin-Yang.

Los opuestos complementarios tienen infinidad de significados, partiendo desde conceptos abstractos hasta llegar a su aspecto tangible y aplicativo en un entorno.

Yin es la energía pasiva mientras que Yang es la activa.

Se considera que no existen el Ying o el Yang de manera absoluta o independiente, sino que siempre hay una mezcla de ambas energías en todo lugar de la creación y su interacción en diferentes proporciones va creando distintos ambientes.

Observa las tablas de Simbolismos, Ambientes y Efectos.

Determina el uso de los ambientes.

Es importante que consideres el uso del espacio que vas a armonizar para que decidas sobre la mezcla de Yin-Yang que vas a aplicar.

Los espacios donde debe predominar la energía pasiva del Yin, son los dormitorios, estudios, lugares de lectura, oración o meditación pues es deseable tener energía más sedante en estos lugares.

Por el contrario, los espacios donde debe preponderar la energía activa del Yang son el vestíbulo, la estancia y el comedor, el desayunador, el gimnasio y todo entorno donde se socialice, ya sea con la familia o con amistades.

Crea diferentes efectos.

Una vez que consideraste el uso del espacio, selecciona criterios de la tabla de Efectos.

Para un dormitorio, lugar de reposo o de actividad serena utiliza colores de baja energía (tenues u oscuros), textiles y texturas suaves y confortables, formas curvilíneas o redondeadas, muebles cómodos y mullidos, también controla la iluminación, tanto natural, como artificial.

Puedes integrar el contraste del opuesto que aporta el uso del Yang mediante algún cuadro con más energía cromática o de trazo vigoroso, una figura o elemento decorativo con más carácter, flores y plantas, así como luz concentrada en algunos puntos, ya sea para lectura o para resaltar algún objeto de especial importancia.

Para un espacio destinado a actividades más dinámicas o sociales es deseable que uses efectos mayormente Yang.

Integra colores alegres y vibrantes, texturas, formas y materiales que contrasten por su carácter y energía, así como mayores niveles de luz general, de preferencia natural complementada con la artificial.

De nuevo, es recomendable integrar toques de la sedante energía opuesta o Yin para crear el equilibrio.

Coloca cuadros con temas naturales y apacibles, usa plantas y flores de colores tenues y formas suaves, elige muebles cómodos, considera el tranquilizante sonido del fluir de una fuente y crea áreas o rincones con un ambiente más sosegado; estos contrastes darán una agradable sensación de armonía.

Distribuye tus muebles.

Empieza por ajustar tu selección de muebles a las proporciones de tu espacio; la cantidad y el tamaño de los muebles deben permitir una amplitud razonable.

Una vez que has iniciado por este esencial punto, hay criterios que debes considerar al acomodar tus muebles: tu comodidad y facilidad para circular por tu espacio, así como el del buen flujo de la energía vital.

Afortunadamente, ambos criterios por lo general van de la mano, ya que la energía fluirá armónicamente por los espacios donde tu puedas desplazarte con facilidad.

Aunque sea grande la tentación por adicionar más muebles y objetos decorativos es importante el que no satures tus espacios.

A lo anterior se puede agregar el criterio de economía de movimiento, ya que si desempeñas tus actividades cotidianas con facilidad estarás conservando tu propia energía; revisa todas tus actividades y coloca dentro de cada espacio y a la mano lo que necesites para cada una de ellas.

Para seguir afinando tu acomodo de muebles, percibe como te sientes en cada habitación de tu casa.

Estarás más a gusto en un determinado espacio mientras mayor sea tu dominio de visibilidad, así como tu separación de la puerta; esto te dará mayor seguridad, te concentrarás mejor en tus labores y para dormir te sentirás con mayor protección al descansar.

Al sentarte en algún lado, sentirás más agrado y confianza si detrás de tu asiento hay un muro o elemento protector.

Los miembros de la familia con mayor jerarquía deben ocupar estos lugares a los que se les llama “puntos de comando” y también le puedes ofrecer por deferencia a una visita estos lugares importantes.

En tu recámara coloca la cama con la cabecera recargada contra un muro sólido y cuida que tengas visión de la puerta.

La puerta del baño debe estar alejada de tu cama y cerrada mientras duermes, para evitar fugas de energía.

No selecciones como muro de respaldo de tu cabecera uno que en su otro lado tenga muebles de baño, ya que esto podría minar tu salud por la fuga de energía que ocasiona.

En tu estudio u oficina no debes dar la espalda al resto de la habitación, sino coloca tu escritorio de tal manera que domines el espacio y la puerta de entrada; esto te ayudará a concentrarte mejor.

Considera todos los anteriores criterios y logra una mejor colocación de tus muebles; recuerda que el objetivo es doble: que la energía fluya libremente en tu espacio y que disfrutes al máximo de tu casa.

Te mando un fuerte abrazo!

Rigo Salgado

Clic aquí para aprender más sobre aplicar el Arte del Feng Shui…

Leave A Response

* Denotes Required Field